jueves, 23 de julio de 2009

Con la mirada distraída

Galicia se inunda mientras media España se asfixia. Desde luego, ni llueve ni calienta el sol a gusto de todos.
No estoy en el lugar de los que se tuestan al este de la sierra de O Courel, sino entre quienes nos ponemos chubasquero para salir de casa. Quizá por eso me sorprende más todavía el disgusto de quienes dicen no poder disfrutar de un verano "como Dios manda". ¿Y qué manda Dios?, pregunto.
Nunca obtengo respuesta. No la hay, pero sí hay buenos argumentos para agradecer un verano menos tórrido que el que padecen nuestros vecinos.
Uno de esos buenos argumentos es el bosque, por ejemplo. ¿Alguien se ha fijado en el increíble verde del bosque en este julio lluvioso? Ya no recordaba el bosque en Galicia tan intenso y exuberante como en este verano que todo el mundo maldice, probablemente porque, dice, no puede tomar cañas en las terrazas ni dejarse la piel bajo el sol.
Siempre pienso que esas personas tienen la mirada distraída.

5 comentarios:

Runaway dijo...

Soy del sur, concretamente de Málaga. Hace unos años salió publicado en la prensa local que el 42% de la provincia era semidesertico. Y avanzando y progresando desde el sureste.

Las lluvias en el sur, por efecto del Cambio climático cada vez son más escasas y cuando la tenemos caen torrencialmente y en pocas horas, lo que provoca elevada erosión. Te tiran los meses sin caer una gota desde Abril hasta Octubre, ambos inclusive.

Las temperaturas, por efecto generalizado del Calentamiento Global, son cada vez más altas. El invierno es muy suave (en Enero,durante el día, a veces he ido en camisa)y la primavera y el otoño se acortan. Tenemos un refrán popular: "En Febrero busca la sombra el perro; y en Marzo, el perro y el amo" con lo cual te puedes hacer una idea de que cuando llega el verano en el calendario, nosotros estamos ya hasta los huevecillos de "la caló", que se alarga cada vez mas; en alguna ocasión he escuchado comentarios del tipo "vamos a estar comiendonos los mazapanes debajo de la sombrilla en la playa".

En las zonas del interior es donde es más extremo, como toda la zona del valle del Guadalquivir; en Ecija le llaman "la sartén de Andalucía". Pero bueno, en la costa, y por efecto de la brisa del mar, que suaviza las temperaturas tanto para el calor como para el frío no estamos tal mal.Relativamente, porque cuando sopla el "terral" que es el aire que sopla del interior o del continente africano; ni mar ni leches; el aire caliente, incluso de noche, y a dormir en las azoteas o terrazas, y tapandote tan sólo con una sábana para evitar picaduras de mosquitos.

Vale. Hace unos años me cojo una vacaciones de verano: hice un recorrido por Cantabria, Asturias y Galicia. Me gustó, busqué trabajo por la zona, hice la mudanza y desde hace 4 años vivo en Asturias. Cada día escucho lamentos sobre la lluvia y no entienden que sin ella la región no estaría tan verde y no les sobraría el agua para el consumo.

Los hoteleros dicen que que dan la meteorología por la tele maltratan a la región y auyenta el turismo hasta zonas más soleadas. Vamos a ver, el tiempo es el que es y el que le toca decirlo en la tele no puede cambiarlo y mentir diciendo que va a ser soleado cuando sobre la foto del satélite ve una gran borrasca acercarse por Galicia.

Pero cuando sale un poquito el sol en verano: uy que calor, esto es insoportable. Miro el termómetro ,22 grados (la temperatura ideal) y oigo en las noticias en el resto sur de país no bajan de los 36, y en algunos casos superando lo 40, y no puedo parar de preguntarme "comó? de que calor tan insorportable me estás hablando?" "No, no, es que aquí con la humedad que hay la sensación térmica es mayor", Vale, si tenemos 22 grados, supongamos que la sensación térmica son 26 grados; hasta los 36 o 40 hay una gran diferencia.

Y no sólo eso, sino que aquí sólo hace calor en Julio o Agosto y días aislados, alternandose con otros más fresquitos o con borrascas como las que vino ayer que resfrescan el ambiente.

En el sur, un día y otro, y otro y otro, calor, y calor, y más calor. Agobiante y que según los estudios afecta negativamente a las neuronas. Trabajo en un hotel, vienen mucha gente del centro, de Madrid, del sur y del Levante y, a veces, hablando con ellos sobre el tema, dicen que están muy a gusto con la temperatura de aquí, comparado con la de su zona de origen; lo único que les molesta, algo por otra parte lógico, es que si tienen una semana o dos de vacaciones, les llueva y no pueden salir a la playa, a la montaña o a otras actividades de ocio.

Por cierto, aunque yo soy amante de la naturaleza y más rural que urbano, me gusto mucho tu ciudad, A coruña. Creo que junto con Oviedo, Santander y San Sebastián son las ciudades más bonitas que he visto. Arquitectura, limpieza, zonas verdes, paseos peatonales...humanizadas y pequeñas; que no agobien ni resulten estresantes.

Uff, perdón por el tocho, a veces me enrollo que no veas.

Elena dijo...

Qué de acuerdo estoy. Nuestro verano es más verde y nada sofocante. Claro que nosotros no hemos padecido lluvias tan torrenciales como las vuestras. Espero que este fin de semana el agua dé tregua -aunque con 20 grados vamos que chutamos-, que quiero ver la Playa de las Catedrales en todo su esplendor. ¡Viva la mirada distraída!

Ronsel dijo...

Está precioso y exuberante. Ese es el pánico al calor: nuestros montes están "a monte": como venga una ola de calor no queda nada, que ya sabemos lo que ocurre por experiencia. Viva o mal tempo! Eu, cando menos, estou encantada!

Aldabra dijo...

Tienes tu parte de razón, claro que sí, y si en algún sitio se puede ver ese verde del que hablas es en las Fragas del Eume (no hace mucho le dediqué un post con fotos de una ruta de senderismo con kajak incluído) pero... siempre hay un pero para todo...

el sol también es necesario...

me gusta la playa lo justo, para un baño, para un par de horas relajada a la orilla del mar... (no tostarme, ni dorarme... soy muy blanquita) y lo echo de menos...

como persona que sigo un tratamiento para la depresión (ligerito, eso sí) el sol es bueno, porque da alegría, vida... por no hablar también de mis huesos, también el sol es bueno para ellos...

y no soy de las que me estoy quejando todo el día, trato de sacar el mejor partido de este tiempo y punto, no hay otra pero echo de menos el sol...

sin más.

biquiños,

Julio Torres dijo...

Admito, non as coñezo, pero espero visitalas algún día. Sobre o que dis da choiva e da paisaxe tan verde, coincido contigo Guillermo. É un verano totalmente atípico, máis ca o do ano pasado que xa non foi moi bo que digamos.

Por certo, animo a quen o desexe a "filosofar" sobre unhas preguntas que colguei en A Lareira Máxica o pasado mércores. Vai sobre humanos e persoas.

Un saúdo, amig@s
Carpe Diem