domingo, 5 de julio de 2009

¿Nos conocemos?

Distraídos como estamos en lo externo, las personas hemos ido perdiendo progresivamente la capacidad de introducirnos en nuestro particular templo de Delfos para tratar de conocernos mejor y evitar huidas hacia adelante como la que parece haber emprendido la señora Madoff con su afirmación de que el hombre que cometió el multimillonario fraude no es la persona que conoció en los últimos 50 años.
Cuesta trabajo creer que alguien pueda engañar durante tanto tiempo sin ser descubierto. Hay que vivir muy al margen de la relación para no darse cuenta de que tu media naranja tiene un plan B para cada ocasión, tan eficaz que te crece la cuenta corriente con la misma naturalidad con que lo hacen las uñas.
Una vez conocí a una mujer que estuvo casada año y medio con un convicto de asesinato. El hombre de su vida, según ella, dejó de serlo cuando la relación se volvió tormentosa y cada uno se vio obligado a resguardarse bajo su propio paraguas.
Admitamos que la señora Madoff y la ex esposa del asesino vivían en Babia, ¿a qué dedicamos el tiempo de convivencia en pareja? ¿Qué sabemos en realidad de la otra persona? Es más, ¿queremos conocerla?
En el fondo es una cuestión de actitudes, tanto del que engaña como de quien no se preocupa por evitarlo. Y eso nos lleva a un dilema todavía más profundo e individual: ¿qué estamos dispuestos a hacer o a asumir para vivir como queremos?

4 comentarios:

Aldabra dijo...

planteas un debate un poco peliagudo... porque cada pareja es un mundo.

de todos modos, a la mujer de Madoff no me la creo.

bicos,

Waiting for Godot dijo...

Sinceramente te digo, por experiencia propia, que puedes vivir con alguien sin saber realmente de que va y pueden pasar muchos años para que te des cuenta. Si es que te das cuenta, claro. Tengo un amigo cuyo padre llevaba una vida paralela, tenía dos matrimonios y ambas familias eran muy felices sin saber el uno del otro. Se enteraron que los otros existian cuando murio. Al final, son una familia mas grande ahora, pero esas cosas pasan, hay gente con una capacida increible para el engaño y sino, preguntale a los politicos. Un abrazo.

Waiting for Godot dijo...

Capacidad.

Guillermo Pardo dijo...

Aldabra: Yo tampoco me lo creo, especialmente si tenemos en cuenta que al día siguiente de que se hiciese público el escándalo de su marido ella retiró mil millones de sus cuentas bancarias. Eso es amor. Besos.

Waiting: Algunas personas tienen capacidades camaleónicas para pasar desapercibidas. Creo que tienen una idea perversa de la vida y de las relaciones con los demás, aparte de ser tremendamente egoístas. Está claro que quien se comporta de ese modo sólo piensa en sí mismo. Besos.