martes, 7 de julio de 2009

Todos podemos ser Vicente Ferrer

Cada uno en la medida de sus posibilidades, desde luego, pero todos podemos emular, de alguna manera, a Vicente Ferrer en su trabajo solidario allí donde la globalización tiene cara de miseria y es una forma de explotación más.
La fundación que lleva el nombre del ex jesuita recientemente fallecido quiere continuar y extender su obra más allá de donde la ha consolidado, y para eso necesita más apoyo privado a través de la financiación del apadrinamiento de niños.
Es muy sencillo y solo supone un desembolso mensual de 18 euros. Lo banal y lo superfluo cuestan mucho más.

6 comentarios:

jesus dijo...

ese es problema, que lo banal y lo superfluo dominan el mundo jeje
saludos

Félix Soria dijo...

La presentación de Cristiano (¿?) Ronaldo reunió a 100.000 personas que de Vicente Ferrer tienen lo que tu y yo de obispos... Esos 100.000 "enajenados" representan a una población como Madrid, que no es Biafra, ni Costa de Marfil, en la que hay un cierto grado de cultura e instrucción. Luego corresponde analizar sin miedo qué narices hacen los educadores, las entidades civiles de todo orden, incluida la "cristiana" Iglesia Católica de Ratizinger y, también, ¡los periodistas!
Un abrazo (estamos en minoría, para qué negarlo...)

entrenomadas dijo...

Después de leer a Félix no sé qué decir. Lo suscribo entero. Y tomo nota. Un trabajo como el de Vicente Ferrer tiene que continuar.

Kisses,

Marta

Alicia Mora dijo...

No tengo ninguna duda. El trabajo de Ferrer ha creado cátedra. Seguirá su labor y otros le seguirán (le seguiremos) en la medida de nuestras posibilidades.
Un abrazo y gracias por esta entrada.

Aldabra dijo...

es necesario seguir removiendo las conciencias y es bueno que los periodistas que podéis llegar a muchos sigáis haciendo esa labor porque alguien siempre acabará por decidirse por hacer el bien.

desde hace años colaboro con una ONG con una cuota fija y a veces con alguna esporádica... tal vez no sea mucho pero menos es nada... siento que estoy haciendo algo bueno, aunque sea algo muy pequeño... y me gusta colaborar con otro tipo de iniciativas siempre que puedo... es generoso, honrado, altruista...

¡se pueden hacer tantas cosas y hacemos tan poco!

gracias.

y bicos,

Guillermo Pardo dijo...

Félix: La cultura y la instrucción, como el valor en la mili, se suponen, en efecto; sin embargo, creo que echamos de menos que se empleen en valor añadido, no en acciones banales y desmedidas. Los 100.000 a los que haces referencia no son los hijos de san Luis, pero llevan camino de serlo. Unha aperta.

Aldabra: los periodistas también somos y estamos limitados. Lo bueno de los blogs es que nos permiten salvar determinadas limitaciones.Y en eso estamos.

Gracias a todos por vuestras visitas y aportaciones.
Abrazos y saludos.