sábado, 7 de noviembre de 2009

Romance de ciego del mochuelo y la arpía

Foto: Emilio Naranjo / EFE

En un madroño aniñaban
un mochuelo e una arpía,
tan singular parella facían
que en Madriz otra non había.

Galán discreto era él,
paxaro sin par artero,
donxoán diz malas lenguas,
mas ruïn que puñetero.

De alcurnia dama era ella,
ambiciosa cual polluelo,
mas por afán traicionero
çamparse quería al mochuelo.

Díganme se non es desdicha
que con aqüesta fazaña
cómo desde un madroño
se podrá gobernar España.

4 comentarios:

Félix Soria dijo...

Tienes golpes geniales. Si lo que dicen estos versos hubiera que traducirlo a prosa (análisis), el autor podría ser acusado de "ve tu a saber el qué".
Un abrazo.

entrenomadas dijo...

Genial!!!
anda, danos píldoras de este tipo más a menudo.

K,

Marta

Aldabra dijo...

Cuando se pone usted juglar, don Guillermo, se me saltan las lágrimas de la risa.

Y me digo yo ¿qué hace el carabina de pepiño en medio de la feliz pareja.

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Hay que tratar de ver el lado divertido de las cosas, ¿no os parece? Gracias por vuestras visitas y comentarios. Abrazos.