viernes, 2 de abril de 2010

Así fomenta El Mundo la xenofobia

El titular de la portada de hoy de El Mundo es un buen ejemplo de lo que no debe hacer un periódico serio. Este ha demostrado muchas veces que no lo es. Las hemerotecas están llenas de ejemplos que ellos se han empecinado en convertir en modelos de lo que podemos llamar antiperiodismo. La trayectoria tendenciosamente desinformativa que ha seguido El Mundo a raíz del atentado del islamismo radical el 14 de marzo del 2004 es el caso más ilustrativo.
La misma noticia del altercado en Córdoba, exagerada en páginas interiores por El Mundo y llevada al paroxismo por La Razón, la han ofrecido otros medios con el criterio mesurado que requiere cualquier incidente: elperiodico.com, elpais.com, elplural.com, 20minutos.es.

4 comentarios:

santi dijo...

Realmente les importa bien poco qué consecuencias tiene esta manera de informar; les importa en la medida en que les sirve para vender más periódicos. Es una simple cuestión monetaria.

Juan dijo...

Hola, hace tiempo que no comentaba en tu blog, aunque te sigo leyendo. Os voy a poner un ejemplo de la ética de ese periódico. Hace unas semanas en la edición provincial de dicho medio apareció una noticia que nos dejó a todos los docentes de nuestro IES, estupefactos. A toda página y con una fotografía enorme de la entrada a nuestro instituto se decía que varios menores habían abusado de otras tres menores dentro del Instituto en horario lectivo. La noticia verdadera era que cinco jóvenes mayores de edad habían abusado de tres menores de nuestro IES en unas naves fuera de la localidad en domingo (fin de semana) y sus padres ya habían puesto la correspondiente denuncia en la Guardia Civil. Qué era lo único verdadero de la noticia: que las tres menores estudian en el Instituto. Hubo una rectificación al día siguiente. Por supuesto, a menor escala que la noticia sensacionalista. El director pidió por carta una rectificación y unas disculpas. ¿Alguien en España ha recibido esas disculpas? Si las han recibido que nos las manden al centro. El Mundo, su director y toda la caverna mediática no tienen calificativo, me gustaría decirles: miserable, inverecundos, filius meretricis o enseñarles el dígitus impúdicus de Calígula y aún así me quedaría con las ganas de defecar sobre ellos. Juan

Félix Soria dijo...

El Mundo sigue teniedo derecho de pernada y ni siquiera necesita fianzas de tres millones de euros; es más, en función de la cantidad de basuras, medias verdades y mentiras que difunde apenas le abren sumarios, porque lo que relata Juan es de juzgado.

entrenomadas dijo...

Me alegra leer este post. Escuché esto en la radio y luego lo seguí en la prensa. De las teles ya ni digo nada. No sé si me dan más pena o asco este tipo de información antiperiodística.

K,

Marta