jueves, 29 de julio de 2010

Morlacos del periodismo

La portada de El Mundo sale hoy así.
La prohibición de las corridas de toros por el Parlament de Catalunya ha enfurecido a una clase de morlacos que no distingue imposición de democracia. No puede entenderse de otro modo una portada tan explícita, que bien merece un tirón de Oreja.
Se puede estar o no de acuerdo con decisiones políticas de este calado, pero lo que no debe olvidar ni pasar por alto un informador con ética periodística es que tales decisiones están amparadas por la ley y que a los legisladores, elegidos democráticamente, se les debe tanto respeto como el que ellos reclaman para lo que legalmente se ha prohibido en territorio catalán.
La ironía impregnada de bilis taurina no casa con el señorío periodístico.

Textos relacionados:
Mi mesa cojea: Adéu a los toros y olé
Mangas verdes: Decir no a los toros es decir sí a España
Del alfiler al elefante: Feliz descabello
La crónica verde: Goya fue el primer antitaurino
Mira que te lo tengo dicho: Toros de España

5 comentarios:

JuanGun dijo...

A la buena gente le gustan los toros y suele ser del Real Madrid.
Por otra parte no hay problemas en prohibir el topless o el aborto.
Incluso a veces aceptan lo que dice la justicia...

Félix Soria dijo...

"El mundo" ratifica, una vez más, la vocación provocadora y pro españolista (nacionalismo español) de Perdo J. Ramírez.
Es evidente que nadie es perfecto y que todos los medios cometen errores y meten la pata en mayor o menor grado, pero lo de ese periódico madrileño rebasa con creces cualquier excusa --sin olvidar que en el caso de ese rotativo hay tratamientos como el de marras que NO son errores ni excesos, sino que recurre a esa y otras barbaridades de forma premeditada y sistemática.

June Fernández dijo...

Qué fuerte. No lo había visto; sí que hoy siguen con el temita en portada.

Ya siento haberte perdido la pista con la mudanza de blog, Migra. Seguiré pasándome. Besos.

Conocer amigos online dijo...

Con esta portada quedan en evidencia los del diario.

Aldabra dijo...

¡muy mala leche!

bicos,