sábado, 15 de enero de 2011

La violencia machista no se evita en el Parlamento

"La ley [contra la violencia de género] falla porque, al tratar el hecho violento como un crimen sin explicación -explicar no es lo mismo que justificar-, carece de medidas preventivas que eviten la creación de situaciones extremas. También falla porque está basada en un maniqueísmo subyacente que define un polo bueno y un polo malo en cada pareja, y nunca permite abordar el problema en perspectiva integral. Y falla, desde luego, porque, empeñada en mantener el concepto de machismo, como clave de bóveda de tan complejo asunto, siempre acaba tratando al hombre como a un loco, a la mujer como un componente inerte de la pareja, y a los poderes públicos como el héroe de la película que tiene que evitar la catástrofe en el último minuto".

La ley falla porque, además de lo que señala el profesor Barreiro Rivas, la sociedad no está preparada para convivir con respeto, que se adquiere mediante la educación y se mama desde la cuna.
Los españoles conformamos una sociedad ruidosa. Discutimos, pero no escuchamos; chillamos, pero hablamos poco, dialogamos menos y apenas nos comunicamos. Y eso, como la violencia machista, no tiene solución ni a corto ni a medio plazo porque las generaciones actuales no están socialmente bien formadas, pese a su buena formación académica.
Un buen ejemplo de por qué esto es así es que con cada cambio de signo de gobierno se cambian también las leyes educativas, prueba de que 35 años de democracia no han sido todavía suficientes para enterrar 36 de dictadura.
El maltrato, la discriminación, la violencia, la humillación y el asesinato de mujeres, hombres y niños no se evitan ni en el Parlamento ni en los juzgados ni en las comisarías de policía. Hay que erradicarlos en la familia y a aprender a hacerlo en la escuela.

3 comentarios:

Félix Soria dijo...

Totalmente de acuerdo. ¡Ya está bien de políticas transversales carentes de seso (con s, no con x)!

Francisco O. Campillo dijo...

No se como se aplaude en Internet, pero te envío mi felicitación sincera por tu post.

Guillermo Pardo dijo...

Félix: Todos sabemos que el se(x)o es más placentero que el se(s)o. Lo vemos todos los días en la tela.
Apertas.

Francisco: Bate palmas y ya está. Gracias. Un abrazo.