lunes, 25 de abril de 2011

Non podemos calar / No podemos callar

El siguiente manifiesto fue firmado en A Coruña el pasado 14 de abril, aniversario de la II República Española. Está dirigido a los electores coruñeses del próximo 22 de mayo, pero creo que es aplicable a los votantes de cualquier pueblo o ciudad del país.

“Non podemos calar. Non debemos calar. Porque están aí, ás portas, esperando o asalto final ao palacio municipal de María Pita. Preséntanse como o cambio, mais son os de sempre, nostálxicos do franquismo.
“Candidatos que manifestan sen rubor a súa negativa a cumprir a Lei da Memoria Histórica e a retirar a simboloxía franquista, tal e como aprobou o pleno da corporación municipal o 7 de setembro de 2009. A Coruña xa non é a capital da simboloxía franquista, mais aínda queda moito por facer; é unha vergoña que o único escudo franquista da cidade estea na entrada principal de María Pita.
“Son os mesmos que fan interesada relación entre inmigración ou etnia e delincuencia, con afirmacións de marcado carácter racista.
“Utilizan o tema do topónimo da cidade para xerar crispación social e escasos réditos electorais. Están contra a aplicación da Lei de Normalización Lingüística, aprobada por unanimidade no Parlamento Galego en 1983. O concello da Coruña debe asumir a política de normalización lingüística que xa teñen outras cidades galegas e tomar medidas para o impulso do uso do galego.
“Levan anos obstaculizando a construción dunha residencia pública na nosa universidade porque eles están pola xestión privada e por defender o negocio dos seus amigos.
“Hai que afondar nunha política urbanística ao servizo das maiorías sociais, que poña freo á especulación. A Coruña debe liderar o recoñecemento institucional do novo espazo político cidadán do século XXI, impulsando un modelo territorial urbanístico que nos leve a unha cidade aberta, de habitabilidade conxunta e servizos compartidos, aplicando políticas públicas de vivenda, transporte, defensa do espazo público e do patrimonio cultural e histórico da cidade, que teña na participación cidadá a chave da súa concepción como proxecto colectivo.
“Queremos unha sociedade participativa coa posta en vigor dun renovado Regulamento de Participación Cidadá e uns Orzamentos Participativos.
“Somos unha plataforma cívica apartidaria e non pedimos o voto para ninguén. Formamos parte dunha cidadanía coruñesa que quere asumir as súas responsabilidades. Facemos a nosa humilde achega para crear un movemento cívico que impida a chegada ao Goberno Municipal daqueles que se presentan como o cambio, pero que non representan outra cousa que a marcha atrás e unha hipoteca para o futuro da Coruña..
“Consideramos que a abstención favorece os obxectivos da dereita e, por tanto, é de vital importancia a participación nas eleccións municipais do 22 de maio porque o noso voto decide”.
Este manifesto foi asinado na Coruña o pasado 14 de abril, 80 aniversario da proclamación da II República Española.
A iniciativa será presentada en asemblea pública o vindeiro xoves, 28 de abril.
Asinan o texto:
Xabier Docampo, Manuel Rivas, Francisco Pillado, Xosé María Monterroso, Henrique Rabuñal, Xurxo Souto, Tono Galán, Isabel Risco, Luis Fermín Rodríguez, Pepe Galán, Miro Casabella, Xosé Lois Martínez Suárez, Xosé Luis Rodríguez Pardo, Andrés Salgueiro, Mari Luz Canal, Ramón Veras, Manuel Monge, Pura Barrio e Xesús Díaz.
..
Versión en castellano:
No podemos callar. No debemos callar. Porque están ahí, en puertas, a la espera de dar el asalto final al palacio municipal de María Pita. Se presentan como el cambio, pero son los de siempre, los nostálgicos del franquismo.
Son los candidatos que sin rubor se niegan a cumplir la Ley de Memoria Histórica y a retirar la simbología franquista, tal como acordó el pleno de la corporación municipal el 7 de septiembre del 2009. A Coruña ya no es la capital de la simbología franquista, pero aún queda mucho por hacer; es una vergüenza que el único escudo franquista que queda en la ciudad esté en la entrada principal de María Pita.
Son los mismos candidatos que relacionan interesadamente inmigración o etnia y delincuencia, con afirmaciones de marcado carácter racista.
Son los que utilizan el topónimo de la ciudad para generar crispación social y escasos réditos electorales. Están en contra de la aplicación de la Lei de Normalización Lingüística, aprobada por unanimidad en el Parlamento Galego en 1983. El Ayuntamiento de A Coruña debe asumir la política de normalización lingüística que ya se aplica en otros municipios gallegos y tomar medidas para impulsar el uso del gallego.
Desde hace años, esos candidatos obstaculizan la construcción de una residencia pública para los estudiantes de la Universidad de A Coruña porque apuestan por la gestión privada y defienden los negocios de sus amigos.
Es preciso profundizar en una política urbanística al servicio de las mayorías sociales, que ponga coto a la especulación. A Coruña debe liderar el reconocimiento institucional del nuevo espacio político del ciudadano del siglo XXI, impulsando un modelo territorial y urbanístico que abra la ciudad, promoviendo la habitabilidad y los servicios compartidos, aplicando políticas públicas de vivienda, de transporte, en defensa del espacio público y del patrimonio cultural e histórico de la ciudad, y que cuente con la participación ciudadana para lograr que el proyecto sea colectivo.
Queremos una sociedad participativa con la aplicación del renovado Reglamento de Participación Ciudadana y con unos presupuestos participativos.
La nuestra es una plataforma cívica apartidaria y no pedimos el voto para nadie. Formamos parte de una ciudadanía coruñesa que quiere asumir responsabilidades. Hacemos nuestro este humilde llamamiento para crear un movimiento cívico que impida la entrada en el Gobierno municipal de aquellos que se presentan como el cambio, pero que en realidad representan un retroceso y una hipoteca para el futuro de A Coruña.
Consideramos que la abstención favorece a la derecha, por lo que es de vital importancia la participación en las elecciones municipales del 22 de mayo: nuestros votos deciden.
El manifiesto fue suscrito el pasado 14 de abril, 80 aniversario de la proclamación de la II República Española.
La iniciativa será presentada en asamblea pública el próximo jueves, 28 de abril.
Suscriben el texto:
Xabier Docampo, Manuel Rivas, Francisco Pillado, Xosé María Monterroso, Henrique Rabuñal, Xurxo Souto, Tono Galán, Isabel Risco, Luis Fermín Rodríguez, Pepe Galán, Miro Casabella, Xosé Lois Martínez Suárez, Xosé Luis Rodríguez Pardo, Andrés Salgueiro, Mari Luz Canal, Ramón Veras, Manuel Monge, Pura Barrio y Xesús Díaz.

Tomado de Im-Pulso

1 comentario:

Félix Soria dijo...

Guillermo,
Creo que vale la pena difundir este tipo de pronunciamientos. Ayudan a poner ciertas cosas en su sitio. (Por cierto, no tenías porque indicar que redescubriste el manifiesto en ImP).
Un abrazo.