martes, 5 de julio de 2011

Intelectuales y artistas deberían crear su propio partido de izquierda

Ahora que estamos a las puertas de otras elecciones y que el PSOE ha recibido un nuevo leñazo electoral, los intelectuales y artistas de siempre nos vienen con otro manifiesto en el que piden que se reconstruya la izquierda. ¡Hay que lamerse!
Primero: no entiendo por qué cada víspera electoral los Pilar Bardem, Pedro Almodóvar, Víctor Manuel, Ana Belén, Almudena Grandes, Juan Diego y otros adláteres "manifesteros" resurgen cual plomífera ave fénix para recordarnos las balsámicas propiedades del "entre todos podemos" y que ellos son los guardianes de la esencia izquierdista de este país vendido a los mercados. ¿Dónde están los intelectuales de verdad, los que piensan y aportan y los que están convencidos de que el mundo no es guay?
Segundo: si tan seguros están, como nos dicen manifiesto tras manifiesto, de que hay que repensar, reconstruir y renovar la izquierda, que reúnan a los líderes de los partidos de ese segmento y los convencen de una vez, a ver si así los artistas e intelectuales de siempre dejan ya de brasear y darnos consejos -como Hilary Clinton de paso por España- que para ellos no tienen.
Tercero: porque si tuviesen soluciones, no perderían el tiempo componiendo sermones cada vez que la supuesta y cobarde izquierda de este país se entrega a una orgía de planes ultraneoliberales, cada vez que el PSOE pierde unas elecciones y cada vez que toca ir a votar en las generales.
Cuarto: si, como dicen en su manifiesto, "el mundo lo cambian quienes, desde los principios y el compromiso cívico, se niegan a la injusticia, rompen con la tentación del acomodo y se levantan y pelean dando sentido a la ilusión", que se pongan en marcha y creen su propio partido de izquierda.
Quizá así me convenzan.

2 comentarios:

Félix Soria dijo...

Si as "barrigas contentas" tienen que renovar la izquierda... El PP gana seguro con mayoría absoluta.

Aldabra dijo...

ja ja ja... me da la risa...

por eso la Pé se fue a parir a "ee, úú", tu rú rú.

como dicen nuestros hijos: "me mondo, me parto"

biquiños,