miércoles, 28 de septiembre de 2011

Cesária se aleja de los escenarios

No conozco voz que suene con tan alegre melancolía como la de Cesária Évora.
Ahora, esta mujer bella de sutiles bellezas se aleja de los escenarios con la misma elegancia y discreción con que los honró durante décadas de llenar aforos que se le entregaron con pasión de amantes y que ella mimó con ternura africana.
"Y de repente su voz se convirtió en frontera". El verso perfecto de Marta Navarro, que vio la luz en su poemario Ocho islas y un invierno, define a la perfección este triste adiós.


2 comentarios:

entrenomadas dijo...

Muchas gracias, Guilermo por recordar esos versos de las islas y los inviernos.

Yo he visto en directo a esta gran artista y es impresionante. Una voz que viene de lo más profunda y que te deja rizada por mucho tiempo.

Un abrazo grandote,

Marta

PD:Espero que se quede el comentario, es la segunda vez que intento dejarlo. :-))

Aldabra dijo...

cuando escuché la noticia en la radio sentí tristeza... descubrí a Cesaria hace poco tiempo pero ya se va a quedar conmigo para siempre.

biquiños,