jueves, 24 de noviembre de 2011

Un ciudadano, un voto. Es lo justo

Los resultados de las últimas elecciones han vuelto a poner de actualidad la necesidad de que se reforme la ley electoral española, que, basándose en el sistema D'Hondt y en las circunscripciones electorales múltiples, permite absurdos como que Geroa Bai, con poco más de 42.000 votos, haya logrado un escaño, y que Equo, con más de 200.000, se quede sin ninguno.
Las acciones para dar la vuelta a la situación en aras de lograr la circunscripción electoral única se multiplican, aunque el asunto trae cola desde hace tiempo sin que hasta el momento ninguno de los partidos mayoritarios haya movido un dedo por tratar de resolverlo y dar satisfacción a esas demandas porque, simplemente, perjudican sus intereses.
Una de esas acciones ha sido promovida por una ciudadana en la web actuable.es, que pretende reunir un millón de firmas para pedir al nuevo Gobierno que tenga en cuenta esas peticiones. La mitad de esas firmas son suficientes para llevar al Congreso una iniciativa legislativa popular que permita cambiar la legislación electoral. El problema es que esas iniciativas no afectan a las leyes orgánicas -otra cosa que habría que cambiar para reforzar el valor democrático del Estado-, y la ley electoral lo es. Dado que el nuevo Gobierno estará respaldado por una mayoría absolutísima, lo más probable es que envíe la iniciativa popular a la papelera.
Eso no es óbice para que los ciudadanos reclamen el valor real del voto. Es justo.

2 comentarios:

Aldabra dijo...

por lo menos (aún sabiendo el NO por respuesta) que tengamos el derecho al pataleo.

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Me temo que con eso no bastará. Bicos