domingo, 15 de enero de 2012

Camino a la distopía víctimas del desvarío

Francisco Camps y Rita Barberá saludan desde un Ferrari. C. Francesc / El País

Los cuarenta años de longa noite de pedra que fueron el franquismo para la sociedad española son como una losa sepulcral.
Nos han impedido ser Europa cuando más lo necesitábamos, y ahora que estamos en ella sin serlo, los descendientes de aquella España moralmente diminuta nos han hundido, con su desvarío de nuevos ricos, en un pozo sin fondo que cavaron con engaños y al que dimos profundidad con nuestros cómplices votos. Si las palabras no son inocentes, los votos tampoco.
Caminamos, pues, hacia un abismo distópico en el que no existen contratos, sino servidumbres; ni mujeres ni hombres libres, sino siervos.

5 comentarios:

Julio Torres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julio Torres dijo...

O mundo está do revés, e a xusticia vira da cor do diñeiro e non da igualdade

Nicolás dijo...

¿Como hemos llegado hasta aquí en la Comunidad valenciana?

Guillermo Pardo dijo...

O mundo sempre estivo do revés, Julio. Non ten xeito.

Nicolás: el reportaje de El País responde muy bien a tu pregunta.

Saludos. Gracias por vuestras visitas y comentarios.

Aldabra dijo...

¡¡que patéticos!!

biquiños,