domingo, 11 de marzo de 2012

Una exquisitez matizada

Leer el periódico de papel se va a convertir en el futuro en una exquisitez para estetas, en opinión de Manuel Vicent.
Puede ser, pero yo matizaría tan contundente afirmación y la reduciría a los periódicos que entienden el periodismo como una profesión libre de mezquindades, banalidades, servilismos y mercaderías.
En los periódicos modernos no tienen cabida los púlpitos, ni las coqueterías, la incondicionalidad ideológica ni los bazares, ruido que distrae del objetivo del periodista: informar con honestidad.
De lo que no debe haber, periodísticamente hablando, hay cada vez más, y de lo que busca la gente con criterio, cada vez menos.
Por eso seguimos leyendo, que no hojeando, y pagando por lo que consideramos periodísticamente exquisito. ¿A quién le amarga un dulce?

3 comentarios:

entrenomadas dijo...

Yo compro prensa, igual que compro naranjas, pan y leche (de soja o de avena), yo compro libros de papel, igual que compro medicinas, entrada a un concierto o al cine.

Y no es un lujo, es una necesidad.

Un kiss,

Marta

Nicolás dijo...

Edición de papel y digital son complementarias que no excluyentes.

Guillermo Pardo dijo...

En efecto, Marta, es una necesidad, pero muchos ya nos lo están haciendo ver como una responsabilidad. Es decir, nos bajan los sueldos, nos echan al paro y encima nos piden que consumamos. ¡Si es para darles de yoyas, leche!
K.

Claro, Nicolás, y cada vez se irán perfilando más las funciones de una y otra. ¡No puedes escribir en formato digital lo que ya has escrito antes en papel, y viceversa!
Saludos