domingo, 22 de julio de 2007

Es tiempo de disfrutar

Esta mañana al despertarme he visto el cielo encapotado y tuve deseos de abrazarme al tiempo, de seducirlo.
Me subí a su cuello para sentir que todavía le quedaba esa calidez que de él se espera y allí, prendido de sus brazos, me quedé, colgado en las alturas, sin otra cosa que hacer que pensar en ti, aterido por la ausencia.
Y de pronto pensé en Atlanta, en su envolvente atmósfera y en los labios que sin decirse nada se lo dicen todo. Tuve, entonces, la certeza de que no es necesario el tiempo para sentir calor, sino tiempo para apreciar las pequeñas cosas y disfrutarlas.
No necesito nada más: solos, la ausencia y yo. Sentados. Y tiempo.

8 comentarios:

entrenomadas dijo...

¡Qué belleza!

el pirata bravo dijo...

Vaya, que hoy estabas inspirado. Pues lamento no compartir tanta poesía, porque la lluvia me fastidió el paseo dominical en bicicleta y, además, trabajo hasta las tantas (hasta ahora, en una atmósfera tranquila; toquemos madera).

Astrolabio-jsa dijo...

Estupendo post. Fabuloso el video del final. Abrazo.

Pamela dijo...

Lindo post, para endulzar la tristeza que me han dejado los anteriores. Un abrazo

Yassin Al-Hussen dijo...

Caramba compañero!! andamos inspirados!

Muy bonito el post!


Un saludo!!!!

María dijo...

La vida está llena de sorpresas maravillosas, este post es la evidencia.Saludos desde Purolandia

Viguetana dijo...

Me alegro por ti.
La única felicidad que entiendo es la que está hecha precisamente de momentos como el que desvela este post tuyo.
Hasta pronto.

Guillermo Pardo dijo...

Las emociones, las sensaciones contenidas en un escrito no son posibles sin alguien o algo que las haga posibles. Escribir para nadie es como gritar en el desierto. Por eso os estoy agradecido. Saludos y abrazos.