miércoles, 12 de septiembre de 2007

Lo que el PIB oculta y la cadena de complicidades

Dice el presidente Zapatero que la economía española juega en la Champions League de las economías mundiales, chorrada de campeonato que estaría muy bien si no fuera porque debajo de la alfombra del Producto Interior Bruto (PIB) hay una polvareda que no logra ocultar el vergonzoso arco iris social en que vivimos.
En un repaso de urgencia se me ocurren varios motivos para no estar orgullosos del reparto de la tarta macroeconómica:

- El año pasado había en España, entre españoles e inmigrantes, unas 30.000 personas sin hogar, y más de un cuarto de millón malviviendo en eso que llaman infraviviendas.
- En Madrid, el alquiler de 25 metros cuadrados para compartir entre veinte personas puede costar unos 600 euros mensuales, y entre 100 y 120 la pernocta en una cama o en un sofá.
- Miles de trabajadores extranjeros son sometidos a condiciones laborales de semiesclavitud para poder sobrevivir.
- El índice de mortalidad entre los trabajadores extranjeros es de 8,4 por 100.000, frente al 6,3 entre los nativos.
- Sólo en lo que va de año en Madrid, más del 40% de los muertos en accidentes laborales fueron inmigrantes.

La lista podría extenderse considerablemente, pero es suficiente para hacerse una idea de que el PIB tiene goteras que no acaban de cubrirse, y no se cubren porque este círculo infernal de desidia y desesperación es producto de una cadena de complicidades que van desde los sindicatos al Gobierno, pasando por la oposición política, las empresas o las grandes compañías. ¿Por qué? Porque son asuntos sobradamente conocidos en cuya solución todos se pasan la pelota con el más genuino estilo beisbolístico. De ahí la cadena de complicidades.

12 comentarios:

Jluis dijo...

Mal asunto cuando la vara de medir es con quien me siento a compartir el pastel, en vez de cuantos se han quedado sin comer hoy.

Un abrzte.

Desperate dijo...

no puedo añadir nada. como siempre, demoledor. hoy escuchaba a zapatero en la ventana y sabes qué pensaba? ¿Por qué los políticos no son más honestos? ¿Por qué hemos convertido la política en esta hoguera de vanidades? ¿Por qué nunca reconocen que hacen algo mal?

Martín Bolívar dijo...

Los políticos venden los datos macroeconómicos, sin darse cuenta de que lo que realmente percibe el ciudadano es que aumenta el pan, que tiene varios conocidos en el paro. Los políticos viajen en el ascensor y los ciudadanos de a pie tienen que subir la escalera, en un esfuerzo como si fuera el Tourmalet del Tour de Francia. Qué bien que se viaje en esos ascensores veloces y cuánto cansa subir las escaleras varios pisos.

[La otra agenda] dijo...

Es que en la Champion's League, como en todas las ligas, hay jugadores titulares y otros destinados a ocupar el banquillo.
Preparémosnos... empieza la carrera electoral (¿acabó alguna vez?), mejor estar prevenidos para no cabrearse todos los días con las declaraciones de nuestros supuestos representantes.

Muy buena relación de datos y enlaces.

Alicia dijo...

Muy buen post.....
Voy a ser poco fina ahora.
Hay que tener cojones bien gordos para soltar semejante afirmación en un país donde los jubilados se las ven y se las desean para llegar a fin de mes, trabajos basura, educación carísima, guarderías a precios prohibitivos, la vivienda el robo institucionalizado, y el kilo de tomates a 6 euros, bueno, se me ocurren más datos pero no quiero coger mala sangre que mañana es viernes.

Saludosssss

entrenomadas dijo...

Un estupendo post, pero deja que esta vez me quede con el primer comentario de JLuis. Me ha parecido brillante y con su permiso me lo quedo un rato.

Kisses

Antonio Piera. Madrid. dijo...

En la Champions que menciona hay muchos más Antonios Puerta, pero a nadie parece importarle sus muertes. Al menos, no a los que presumen de los datos macroeconómicos, como bien se dice por aquí. Y a mí que me enseñaron que los políticos honestos tenían que escuchar hasta cómo crece la hierba.
Por cierto, Guillermo, solicito tu permiso para enlazar esta entrada en mi casa.

fernando dijo...

Hemos pasado de "España va bien" de Aznar a "jugar la Champions League" con Zapatero. VAya par de caraduras.

Guillermo Pardo dijo...

Los gabinetes de imagen políticos no reparan más que en buscar fórmulas para que sus representados alcancen sus objetivos porque, además, cobran según resultados. Y buscan titulares efectivos que luego los periodistas nos encargamos de airear y jalear. Fernando hace muy bien al comparar el eslogan de Aznar con el de Zapatero porque por ahí intuyo que van los tiros: pasar a la posteridad, aunque yo añadiría "de la estupidez". Dicho eso, también digo que, al margen de los gabinetes, los políticos deberían hacer valor su seso (sin x, que también) para imponer un pelín de sentido común.

Antonio: Puedes enlazar todo lo que quieras. Mi trabajo en la Red es comunitario. No pago derechos de autor, lo que no quiere decir que tu elegancia esté de más. Bienvenido.

Alicia: Siempre me ha gustado vuestra bitácora (Lápices para la Paz), que recomiendo en todo momento. Bienvenida.

Gracias a todos por vuestra participación. Apertas e biquiños.

Ferni dijo...

Guillermo, estoy de acuerdo plenamente con tu indignación ante la injusticia del reparto de la renta y de la riqueza en cualquier economía capitalista. Comparto también tu apreciación en lo desafortunado de la frase porque España es un país que por su estructura puede pasar de estar en la Champions a estar en tercera división porque los ciclos económicos nos afectan más que a economías más consolidadas de nuestro entorno. Pero a veces hay que intentar situar las declaraciones de los personajes públicos en el contexto temporal en el que se realizan y para quién se realizan. Lo que creo que pretendía Zapatero era mantener el clima de confianza en nuestra economía en un momento de incertidumbre mundial y tanto para los productores nacionales como para los operadores extranjero(hasta ahora importadora de capital exterior) para que no se produzca una desbandada de inversiones y capitales (el poseedor de dinero es la persona más cobarde del mundo). Si no existiera este clima de confianza ten por seguro que el número de personas sin hogar crecería, aumentaría el número de esclavos extranjeros y, seguro que también, nacionales. Se podría entrar en numerosos efectos negativos pero no es el objetivo de tu/mi post. Tenemos muchas goteras pero también nos podemos quedar sin tejado. Y en eso tenemos que estar, en seguir tapando gotaeras.

Canal Solidario dijo...

¡Hola!

Hemos enlazado tu blog en el
repaso semanal que en Canal Solidario hacemos de la blogosfera.

Un saludo.

Guillermo Pardo dijo...

Estoy de acuerdo también con tu matiz, ferni, pero creo que hay muchos otros símiles que puede utilizar un Gobierno para ensalzar su política económica sin recurrir a este tan poco creíble de la Champions, muy dado a la ironía, por otra parte. Hay que ser cuidadoso con las metáforas para no salir escaldado, y creo que en este caso el presidente se ha llevado, innecesariamente, un buen repaso mediático. Saludos y gracias por vuestra visita. Bienvenidos.

Gracias a vosotros también, Canal Solidario, por incluir este post en el resumen semanal. Sigo vuestro trabajo esporádicamente y me parece imprescindible para aprender y comprender muchas de las cosas que se nos escapan, ocupados como estamos en disputas inútiles. Saludos.