sábado, 24 de noviembre de 2007

Antídoto contra las crisis

Navegando por la procelosa maraña de Internet me encuentro con dos compañeros en crisis de identidad virtual.
Daniel Basteiro no sabe qué camino seguir, víctima de los chutes de información que se inocula. Tan congestionado se siente que hasta las palabras han dejado de tener sentido para él. No encuentra frescura en ellas. Tiene sobredosis de lo ajeno, le falta dosis de lo propio.
A Martín Bolívar no le pasa exactamente lo mismo. Martín se despertó de una pesadilla que lo mantuvo en tensión, inquieto y al borde de un ataque de nervios, rehén de una crisis pasajera cuya solución encontró allí donde Daniel no es capaz de verla, quizá porque se lo impide su autoexigencia. La perfección tiene un precio: la renuncia a parte importante de uno mismo.
Todos somos víctimas y caminamos por el filo de nuestra propia indefinición, lo que debería ser suficiente, sin embargo, para darnos cuenta de que ni somos tan relevantes ni tenemos por qué sentar cátedra.
Pero no pretendía mostrarme solemne, sino gracioso. Y fíjate por dónde me ha salido... Gracioso y humorosillo porque no conozco mejor antídoto contra las crisis que el buen humor. De modo que sugiero a mis confusos compañeros que alivien su carga interior y relativicen como hicieron muchos de los ahora desilusionados que esperaban la legalización del consumo de cannabis: "A mí eso me la pela -dejó escrito uno en la web de 20minutos.es-, quiera el Congreso o no yo voy a seguir haciendo lo que me dé la gana. De hecho, voy a fumar uno ahora mismo a la salud del Congreso. ¡Eah!". La lectura de algunos los 150 comentarios a esa noticia es alta y divertidamente recomendable, un buen antídoto anticrisis y un buen desencajamandíbulas.
Si eso no es suficiente, sugiero la visión de este vídeo. Si aún así no hay manera es que estáis, realmente, de atar.

4 comentarios:

Daniel Basteiro dijo...

Jajaja. Es divertido, de eso no cabe duda.

Waiting for Godot dijo...

Al final el tipo tiene razón quiera el congreso o no.... :) Besos.

entrenomadas dijo...

jajajajaja,
sugerencia, sentar cátedra es aburrido, cansadísimo, tontísimo.
Mucho mejor un cigarrito simpático.

Más divertido, sin ninguna duda.
Kises de domingo

Guillermo Pardo dijo...

Se me da mejor la ironía que los consejos y además me alegra que os resulte divertida. Saludos.