lunes, 28 de abril de 2008

Sobre racismo y machismo: egoístamente hablando

Transcribo del último artículo publicado por Eduard Punset en XL Semanal:

Todos somos -sin saberlo- algo racistas y machistas. Evolutivamente, hemos heredado reflejos que muestran prejuicios hacia otras razas y tardamos, más de lo normal, en olvidar las diferencias de género, cuando no debieran jugar ningún papel.
[...] Estamos descubriendo hasta qué punto nos habíamos engañado a nosotros mismos creyendo que la conducta de los humanos era el fruto de la razón consciente y, sólo en contadas y aborrecidas ocasiones, el resultado de la intuición y de las emociones que fluyen desde el inconsciente. Era una manera tremendamente equivocada de analizar el comportamiento de los humanos. [Artículo completo].

Modestamente, no estoy de acuerdo. Admito, y me cuesta aceptar, que puedo ser racista o llegar a serlo. Hay que verse en situaciones para afirmarlo o rechazarlo con rotundidad, pero admitamos que podría ser. Lo que no admito, y me cuesta más creer, es que "todos somos machistas", aunque científicamente se pueda demostrar, como al parecer se demuestra, que "todos somos racistas".
Si eso es así, es frustrante, porque significa que la evolución antropológica, histórica, cultural o filosófica y la lección de siglos de convivencia en penuria humana no han servido para nada si, en un momento dado, somos capaces de disparar a un negro antes que a un blanco sólo por discriminación racial o de maltratar a una mujer porque no es hombre.
Me cuesta creer que, después de los golpes que nos ha dado históricamente la vida, no hemos sido capaces de enterrar esos insanos reflejos de que habla Punset.
Quizá, a fin de cuentas, es que no hemos sabido aprender. Ni queremos o no podemos. Prefiero pensar lo contrario. Egoístamente hablando, viviré mejor conmigo mismo.

7 comentarios:

Julio Torres dijo...

Absolutamente dacordo contigo Guillermo

Irreverens dijo...

Yo quisiera estar de acuerdo contigo, Guille, pero...
:(

Te recomiendo un libro interesante: El gen egoísta, de Richard Dawkins.

Un beso

Elena dijo...

Pues yo también estoy más de acuerdo con Punset de lo que me gustaría. Quizás son sólo impulsos y prejuicios racistas y sexistas (tanto machistas como feministas) muy primarios, casi inconscientes, nada racionales y que logramos vencer con poco esfuerzo racional... pero están ahí.
Saludos, Guillermo

Ad astra per aspera dijo...

creo que si en vez de racista usásemos otra palabra sonaría menos duro. pero el rechazo al otro es algo que viaja en el equipaje del ser humano, me temo.

Eifonso Lagares dijo...

Comparto la idea de Punset, nacemos racistas y machistas y de nosotros depende después cambiar ese comportamiento.

Un saludo

Guillermo Pardo dijo...

Ya sé que soy un idealista, así que seguiré luchando contra el determinismo.
Gracias por las opiniones y las recomendaciones (de lectura).
Saludos

Nanny Ogg dijo...

Lo malo no es tener esos impulsos o reflejos. Lo malo es no ser capaz de superarlos. Puede que la genética nos determine pero tenemos la capacidad de superar esa "predeterminación".