martes, 12 de agosto de 2008

El agravante de no haber nacido en Soria

Leyendo algunas informaciones tiene uno la tentación de preguntar a quienes las elaboraron qué pasaría si en lugar de ser unos los protagonistas de los hechos que se narran fuesen otros.
Por ejemplo, si hubiese sido alicantina la supuesta homicida de este suceso, ¿habríamos destacado su origen?, ¿se distinguen los uruguayos de cualquier otra nacionalidad a la hora de cometer un crimen? ¿Fue cometido durante un ritual desconocido en nuestra cultura?
Lo mismo podemos decir de esta otra noticia, en la que parece destacarse la nacionalidad como agravante de un delito perpetrado en numerosas ocasiones por personas de distintos orígenes. Si los autores hubiesen nacido en Soria, ¿habríamos titulado ese suceso diciendo que "cuatro sorianos golpean y secuestran a un taxista"? Parece improbable, de lo que puede deducirse que ser soriano y criminal no es un agravante periodísticamente hablando. ¿Por qué entonces lo es en el caso de nacionalidades distintas de la nuestra?
Los periodistas y los responsables de supervisar sus textos tenemos la obligación profesional y moral de cuidar el lenguaje, de saber de lo que hablamos y de quién hablamos, así como de las posibles repercusiones de lo que escribimos y de cómo lo escribimos.
La delincuencia, el desequilibrio, la debilidad, la maldad, la venganza, el odio y el rencor, la adicción o la perversidad no tienen nacionalidad. Son, simplemente, actos y estados humanos.

Recomendaciones del Consejo Audiovisual de Andalucía
Manual de Estilo Periodístico sobre Inmigración del País Vasco
Cómo miran los medios la inmigración y transmiten la diversidad
Inmigrantes delincuentes: una creación mediática

7 comentarios:

Yass dijo...

Totalmente de acuerdo.. siempre se mete el dato de "inmigrante" a la hora de hablar de crimenes.. en cambio cuando no son cosas negativas "se olvidan" de citar la nacionalidad


Un saludo

Félix Soria dijo...

Tengo ancestros sorianos (abuelos) pero suscribo al 100% lo que dices. Un abrazo.

Nacho dijo...

Completamente de acuerdo Guillermo. Desde la sección España me paso el día retitulando teletipos de sucesos que muchas veces arrancan con eso de "un uruguayo", "un dominicano" "una venezolana", etc. Hay que evitarlo siempre gastamos demasiada tipografía y tinta en asuntos que no llevan a ningún sitio. Saludos!

Manuel Ortiz dijo...

¿Para qué están los libros de estilo? Entre que son un objeto que molesta encima de la mesa y entre que se tiene muy poco tacto con lo que se dice, este tipo de noticias siempre nos llevan a la misma conclusión: que sigue habiendo no ya muertos de primera o de segunda, sino criminales de distintas categorías en función de su procedencia.

santi dijo...

Me sumo a las opiniones ya expresadas. Mi pregunta es un poco tópico: ¿por qué los periodistas seguimos haciendo algo que sabemos que no se debe hacer?: ¿becarios? ¿mala leche? ¿intencionalidad expresa de cargar las tintas contra los inmigrantes? ¿ignorancia? ¿despreocupación por los fundamentos de la profesión?. Propongo las dos últimas como candidatas principales, sin cerrar las puertas a ninguna otra. saludos a todos.

mundoetnia.com dijo...

Lo de siempre, pero ningún periodista se lee el manuel y mira que te lo enseñan desde el primer día de facultad. Mucho menos rectifica claro está...

Guillermo Pardo dijo...

Manuales, ética periodística... Todo eso lo sabemos y se nos llena la boca hablando de ello, pero a la hora de escribir no lo tenemos en cuenta ni nos llaman la atención sobre esas cosas. Sin embargo, reparamos en los gazapos, las faltas y demás. Falta conciencia, especialmente entre los profesionales de la información.
Gracias y saludos.