jueves, 19 de febrero de 2009

Una faena llamada "inversión perceptual"

El cerebro tiene esas cosas y a veces te juega malas pasadas y te lleva a confundir a tu chica con la vecina. Sospechoso, pero parece ser que científicamente posible.
Según ese proceso cerebral, podemos ver un conejo donde deberíamos ver un pato o a una anciana donde florece una joven. A eso se le llama "inversión perceptual".
Como a todo se le puede sacar punta, los humoristas de The College Humor Show no lo han dejado pasar por alto. En este vídeo recrean una curiosa situación supuestamente propiciada por ese fenómeno óptico.
Por si acaso, mi chica me ha advertido de que ella no es la vecina.

1 comentario:

Aldabra dijo...

uno siempre ve lo que quiere ver con "inversión perceptual" o sin ella.

bicos,