martes, 21 de abril de 2009

Sin (mala) intención

No pretendo meter dedos en ojos ajenos, ¿pero de verdad hay que ser víctima del desamor para que el pisito te cueste la mitad?

2 comentarios:

Aldabra dijo...

alguna ventaja habría de tener, digo yo... es broma, no sé...

es verdad que una separación, aunque todo vaya bien, lleva consigo unos gastos inesperados, pero de ahí a lo otro...

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

A veces pienso que cosas así son una broma, puesto que si se pueden rebajar los precios a la mitad, ¿por qué no lo hacen para todo el mundo?
Bicos.