sábado, 2 de mayo de 2009

Culeto al quevedesco gusto

Foto: AFP

Éranse dos culos a mujeres pegados,
éranse dos protuberancias magras,
éranse dos reales pompis en bragas,
éranse dos mofletes refinados.

Dos chichones éranse muy hinchados,
éranse dos superlativas nalgas
enfundadas éranse las dos en faldas,
éranse sus glúteos muy sobados.

Éranse dos cumbres en diplomacia,
éranse dos beldades sin patraña,
dos reculetes éranse con gracia

que a las cámaras muéstranse con maña.
Érase el uno enseña de Francia,
érase el otro blasón de España.

6 comentarios:

Juan dijo...

Enhorabuena, Guillermo, te ha quedado muy del Siglo de Oro. Recomendaré al diputado canario de las coplillas a sus rivales políticas que te lea y aprenda de ti. Muy conseguida.

Ronsel dijo...

Moi bo o poema, novamente. Aínda que creo errado falando de tamaño na primeira estrofa: son cus máis ben raquíticos que non axudan a esa estética de delgadez que nos impoñen continuamente.
Saúdos

Aldabra dijo...

Ya tenía ganas yo de ver la foto de cerca, que no hacía más que oir hablar de ella.

Además veo que a ti te ha inspirado con mucha gracia.

bicos,

June Fernández dijo...

La defensora del lector de EL PAÍS delibera hoy sobre si la foto es o no apropiada. Todo un despliegue de cinismo: los responsables de su publicación vienen a decir que quienes vemos básicamente dos culos es que tenemos la mirada sucia, que decían en Los Serrano. http://www.elpais.com/articulo/opinion/Carla/Bruni/princesa/Letizia/fiebre/rosa/elpepiopi/20090503elpepiopi_5/Tes/

entrenomadas dijo...

Pues yo no sé dónde vivo porque no la había visto todavía.
Muy acertado el texto.
Ay,qué país!!!

K,

M

Guillermo Pardo dijo...

Juan: Mejor que aprenda de los maestros. Los discípulos no llegaremos nunca su nivel.

Ronsel: Tes razón,pero a pretensión satírica está precisamente niso.

June: Puede que yo tenga los cristales sucios, pero la mirada... no creo.

Gracias por vuestros amables comentarios. Abrazos.